Sanchez Millar | Boda Rusa de Nadiya y Pablo en Buenos Aires
Sanchez Millar, creadores de recuerdos. Fotografía y video de alta calidad. Trabajamos para que te lleves los mejores recuerdos e instantes
Fotógrafos, fotografía , fotógrafos de bodas, bodas, casamientos, recuerdos, momentos, instantes, eventos, novias, novios, fotógrafos en buenos aires, fotógrafos en Argentina
4523
post-template-default,single,single-post,postid-4523,single-format-standard,eltd-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,borderland-ver-1.9, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Boda Rusa de Nadiya y Pablo en Buenos Aires

Hace unos meses nos tocó cubrir la boda de Nadiya y Pablo. Nadiya es ucraniana y conoció a Pablo acá en Buenos Aires. Ellos decidieron casarse en una iglesia rusa a pesar de que Pablo no conoce bien el idioma.
Desde el inicio, la ceremonia es totalmente distinta a las que estamos acostumbrados acá en Argentina. El sacerdote (quien solo habla en Ruso) va a recibir a los novios en la puerta del Templo y les da una vela encendida a cada uno, las cuales están unidas entre si.
Luego de unas oraciones el sacerdote coloca un anillo de oro al hombre y uno de plata a la mujer y los intercambia tres veces diciendo unas plegarias. A continuación los novios, junto con el sacerdote ingresan hasta el centro del templo donde se encuentra un altar con varios libros y figuras. Detras de los novios se ubican los padrinos. Luego de preguntarles si vienen libres y sin compromisos El sacedote toma una corona metalica dorada y la pone sobre la cabeza del novio y luego pone otra sobre la cabeza de la novia. A partir de aqui los padrinos se encargan de sostener dichas coronas (casi por 30 minutos). El sacerdote toma entonces la copa en las manos y da de beber tres veces, primero al hombre y luego a la mujer y envuelve las manos derechas de ambos con un lienzo. Seguidamente conduce a los recién casados y a los padrinos, quienes sostienen las coronas sobre sus cabezas, en forma circular tres veces alrededor de la mesa que está en el centro de la iglesia. Finalmente, el sacerdote retira las coronas y la atadura de las manos y saluda a los novios con la bendición final seguida del primer beso.
Le agradecemos profundamente a los novios esta oportunidad unica

No Comments

Deja tu comentario